jueves, abril 27, 2017

A los que no existen


Enamorarse es un proceso cuyo objetivo es convertir desechos en nuevos productos o en materia para su posterior utilización.

Hola, inmensidad

Ella es tan tan, tan

Hola, luna

Mi cuerpo es un ovillo que se encoge más y más, envuelto entre las sábanas que permiten liberar mi mente y soñar con sueños de metal. Cada tímido tintineo es un nuevo sueño (llevo más de mil)

Hola, sonrisa

Y es que me deshago al verte sonreír, pero rehuyo del abrazo, pues así he aprendido yo a poder respirar

Tengo que desandar el camino que he recorrido desde la eternidad, desaprender mis gestos para poder amar, no a tí, sino en general.

Amar a las alturas,
amar a la ceniza de la ansiedad,
amar a tu cuerpo sin final,
amar a los desconocidos que me saludan al caminar,
amar a los que no exiten
y a tres o cuatro cosas más



p.d.: Siento joder el mesaje pero la definición de enamorarse la he cogido de la palabra reciclaje





Sigo siendo el rey


Dios-¡Joder! ¡Aquí nadie hace nada! Soy el único que trabaja y da el callo

Secretario de dios-Bueno, por algo eres el jefe y te pagan por ello

Dios-Pues creo que ya es hora de que hable con mis jefes. ¡Estoy hasta la coronilla!

Secretario de dios-¡Amén!

Madresita mamá


...Supongo que uno intenta, consciente o inconscientemente, hacer que su progenitora, y en menor medida su progenitor, esté orgullosa de uno. Es algo que surge cuando pensamos en nuestra madre. ¿Qué pensará de mí? ¿Se enfadaría si hiciera esto o aquello? Pero, ¿cómo hacer feliz a una madre? ¿Cómo hacer que se sienta orgullosa de su pupilo?. Tantas fases pasamos:la rebeldía, la negación de la autoridad más cercana...

Nuestra madre desea que estemos bien, tal es su instinto de protección, aún cuando seamos bajeza humana. ¿ Cómo estarlo,pues?. Ser buena persona puede estar bien, pero nuestra madre siempre nos exijirá más. No basta con tener una familía :" oh, que nietos más bonitos, pero...". Ni con trabajar: " Al menos no te drogas y tienes trabajo, pero podrías...". Siempre hay una insatisfacción, su amor es la exigencia, porque quiere lo mejor para nosotros. No basta con que uno sea feliz, si es que eso es posible.

Así, lo que hace que nuestra madre esté orgullosa de nosotros es nuestra estabilidad y esta última, lamentablemente, se consigue con dinero. Siempre el dinero. El refugio de la seguridad, el reino de la autoomplacencia. Si tenemos dinero, nuestra progenitora ira con la cabeza bien alta casi al cien por cien. Y no por culpa de ella, sino de la sociedad. Pero esto es así. Piénsalo.

Así que dame el puto dinero o te rajo. No lo hago por mí, lo hago por mi madre. No quiero pincharte. Ah, y el móbil también.




martes, abril 11, 2017

Improvisando ante desconocidos


Asentimos todos ante una clara mentira. La aceptamos per sé, sabemos que no es verdad, pero nos encogemos de hombros, nos resignamos y seguimos haciendo lo que estábamos haciendo.

Pero cuando os dicen una verdad la rechazamos totalmente. No nos gusta, la repudiamos, bien sea porque es algo hiriente, bien sea porque es algo chocante, vete tú a saber.

Así, aceptamos la mentira pero rechazamos la verdad. Puede que sea por comodidad. Yo creo que es porque todos somos unos mentirosos.

¿Y de postre?


Fruta del tiempo

Persigue tus sueños


Se obligaba a escribir cada día una palabra. A veces lo conseguía, otras no. Y así durante años. Intentaba ser metódico. Cada día una palabra. En ocasiones, esta salía fácilmente, en otras estaba semanas seco en inspiración. Un día, ya de mayor, demasiado mayor, decidió leer lo que había escrito a lo largo de tantos días y años. Y hete aquí el resultado:

"Hay que comprar huevos"




p.d.: dedicado a la polillaaaaa

lunes, abril 10, 2017

Yo no sé nadar


El mar está revuelto, crispado, en lucha constante consigo mismo. Comanda el oleaje la furia de su inestabilidad, muere en la orilla su grito de libertad, que recupera al instante para coger impulso y rugir con rotundidad. ¿Ves ese punto que va y viene entre toda la masa de agua? Es el hijo de la Paquita, que está aprendiendo a nadar. Ahora no disfruta, pero cuando sepa desenvolverse en el agua, lo hará. Te lo digo yo, ya verás. ¿Yo? No sé nadar, pero sé cómo se hace.

martes, abril 04, 2017

Etcétera, etcétera, etceterón


Pierre Nublao, prolífico inventor de "cosas", presentó en la vigésimo quinta edición de la feria de inventores y "cosas" su Etceterón.

El jurado le preguntó a Pierre qué hacía la máquina

Hace muchas cosas, cosas fantásticas, cosas maravillosas, etcétera, etcétera, etcétera, contestó.

Confiaba en ser el ganador de la vigésimo quinta edición de la feria de inventores y "cosas" pero, al final, el vencedor resultó ser Andoni Le Taste con su máquina del tiempo que permitía viajar únicamene al pasado a recoger comida para el futuro y, así, no tener que cocinar.

Demasiada gente para una mente de chocolate


Personalidades de diferentes colores, sabores y altitudes. Asumiéndolas individualmente según requiera la situación:

Hoy soy estúpido

Hoy soy compasivo

Hoy me siento divertido

Hoy huelo a tristeza

Hoy estoy muy lejos de donde estoy

Etcétera, etcétera, etceterón...

Pero hay una personalidad que siempre prevalece por encima de todas, la de mentiroso.

Miento cuando soy estúpido

Miento cuando soy cobarde

Miento cuando miento

Miento cuando confieso mis pecados

Etcétera, etcétera, etceterón...

En realidad tengo tres personalidades que siempre prevalecen por encima de las otras

Yo, él/ella, nosotr@s amamos, mentimos, volamos= esperpéntic@s

Él/ela, yo, nosotr@s soñamos, comemos, acomulamos= caprichos@s

Nosotr@s, él/ella, yo corremos, andamos, descansamos= totalitari@s





lunes, abril 03, 2017

Futuros mecanismos de melancolía


Es sensación de hacer alguna diablura o suave maldad, y parar en un instante porque hace acto de presencia nuestra madre. Ojos que no ven. Tenemos una libertad que es eterna en su duración. Creemos que somos adultos, si eso tiene sentido, pero dejamos de hacer todo cuando nuestra madre aparece, como cuando éramos niños. Parece que retamos a la primera autoridad que hemos conocido. Decimos:" Aunque no me veas, mira lo que hago. Desconoces mis actos, los hago y no los ves" Y sonreímos. Se oye la voz de madre y, automáticamente, paramos. Que no se note nuestra fina travesura.

¿y?

Pues que madre ya no está, nos ha abandonado sin avisar. Y aunque nos hubiese avisado, nos habría abandonado igualmente. Y nuestras diabluras carecen ya del peligro y del sentido que tenían antes. Ya no tenemos que escondernos como antes, ni temer porque nos cogieran in fraganti. Madre ya no está. Nos sentimos culpables por nuestra avaricia. Ya no tengo a nadie del que esconderme, a nadie que decirle: No, nada,nada. La ausencia va a ser eterna en su libertad, y miedo tengo de mis actos, ya que estos son ahora superfluos . Adiós. Adiós.




jueves, marzo 30, 2017

Carpaccio para los ególatras


Resulta que un día sin importancia, como casi todos, bajé la vista a mi futura y descuidada barriga, y, ostras, no sé por qué, me enamoré perdidamente de mi ombligo. Fue algo irracional, como cualquier amor, súbito e inesperado.

Opción estúpida:

Coger un cutter, seguramente con la hoja un poco oxidada, hacer una incisión rectangular, y colgarlo en una pared del salón después de arrancármelo, para adorarlo como un ídolo del cual no conocemos apenas nada pero es creemos que es real.



Pero preferí ser más pragmático, y fui a que me hicieran un molde de silicona de mi ombligo. No podía estar toda la vida con la cabeza gacha, mirando obsesivamente a mi espectacular ombligo. Pero la persona que me iba a hacer la reproducción de mi fantastico ombligo se quedó con la boca abierta. Soltó un gran buah!!, y llamó a sus compañeros de trabajo. Todos se quedaron absortos con mi ombligo, alucinados, conmovidos. También se habían enamorado de él. Salí de la tienda (o negocio, no sé), y los empleados me seguían boquiabiertos. Jaleaban y animaban a los demás traunseúntes a adorar mi preciso ombligo. Y lo hicieron. Una ristra de personas, tan diferentes entre sí como iguales en su vivir, me seguían y me reverenciaban con vehemencia.

Abrumado, volví a mirar a mi ombligo y entendí al instante porque todo el mundo lo adoraba. Se hizo viral, surcó las redes y todo el mundo, absolutamente todas las personas del planeta, abandonaron los falsos ídolos, las falsas esperanzas y profesaron una verdadera fe a mi espectacular ombligo.

Han pasado ya muchos años, estoy con los brazos en jarra, mirando hacia la izquierda, la camiseta levantada, enseñando mi ombligo. Cada día pasan miles de personas, se inclinan ante él. Lloran de la emoción, le hacen reverencias, le admiran con pasión. Yo estoy feliz, pues comparto con el reto del planeta el amor con mi suave ombligo. Todos estamos enamorados de él. Y lo demás me importa una mierda.



Lo bidireccional


Cuando me enamoro, lo hago de verdad. Para mí, ya no existe nada más. Mi mente solamente vive para amar, todo lo demás es algo secundario. Apenas como, duermo soñando con la persona que deseo, y mis suspiros son esperanzas de miel.

Entonces me asaltan las dudas. Pienso realmente si amo a esa persona, si realmente la quiero, si no es más que una huída mi enamoramiento. Y estas dudas me hacen alejarme de mi amor paulativamente.

Pero, claro me vuelvo a enamorar. Y la cadena se repite. No me interesa que se enamoren de mí, sólo me interesa mi enamoramiento. Que me quieran me es indiferente. Mi amor es puro, real, inquebrantable. ¡Qué más da el de los demás!


lunes, marzo 27, 2017

Dulce y empalagos@


No es destino, es vertedero. Con sus sobras, sus desperdicios, sus casi inservibles tesoros. No es ilusión, es vertedero. Huele mal, asombra la familiaridad de la inmundicia. Montañas y montañas de residuos y de palabras vacías.

¿Qué?

¿Qué es?

No es vertedero, es destino.

Con sus sobras, sus desperdicios, sus casi inservibles tesoros. No es vertedero, es ilusión. Huele mal, asombra la familiaridad de la inmundicia. Montañas y montañas de residuos y de palabras vacías.

¿Qué es?

¿Qué?

Habla más alto, que apenas distingo tu voz con la tuya. No dejar de moverse. ni de día ni de noche, porque no es destino, es vertedero.



La inercia de la broma


La inercia de la broma hacía que todos siguiesen riéndose más y más. Las carcajadas desgastaban al silencio, todos reían sin parar. Ella quería continuar su speech pero las risas nublaban sus palabras. La inercia de la broma conseguía que toda la audiencia riese violentamente. Habían jajajas, jojojos, multitud de sonidos cómicos. Ella esperaba dos segundos para proseguir pero el público no le dejaba, creian que era parte de la broma y se reían el doble.

Ya apenas había rastro del silencio, todo era una masa de risas violentas y furiosas. Ella yacía inmóvil, con los ojos cerrados, sin esperanza de poder continuar su discurso. Y la inercia de la broma hacía que todos rugiesen más y más, riéndose y con lágrimas en las pupilas. Jajaja. Jojojo.

martes, marzo 21, 2017

Rorschach a la primera


Oculta, entre verdades, olvidos pasajeros.
Ruinas acomodadas, rutas alternativas,
decorados vividos de una perspetiva
desdibujada por la rabia
de una simple inocencia.
Insuflan de vacío al vacio
las frágiles gestas de
unas pupilas desgastadas,
tiemblan las oportunidades
repetitivas ante el ocaso
de una insípida incertidumbre.
Pues es finalidad cada rayo del sol,
cada saludo omitido,
ya que horribles son las pautas,
ya que horripilantes son los deseos.
Siempre hay dualidad en el misterio,
unas veces incierto,
otras veces completo,
porque la obligación es orden
del que sospecha de sí mísmo




lunes, marzo 20, 2017

Le monday four


Parásito Williams divagaba por la vida como una sombra sin refugio, como una hoja caída de un árbol que no se movía por el viento. Transitaba por los días sin afecto, aunque tenía claro cual era su papel. Formaba parte de un todo, y no le importaba ser apodado como parásito. Así era él, así era su rol.

¡Un momento! ¿Es el mismo Williams que colonizó Marte?

El mismo


¡Es el mismo Williams que descubrió una cura para las enfermedades terminales?

Efectivamente


¿Y el que consiguió poner fin a la cuarta guerra mundial?

El mismo


Entonces, ¿ porqué le llamas parásito? ¡Si era un crack!

Cierto, era un crack, pero no dejaba de ser un parásito. Le llamo así porque lo era. Fin de la cita

martes, marzo 14, 2017

Cançó punk en Do menor


Allà vénen els feixistes,
són els amos de la pista
I també els comunistes,
aquests són uns artistes.

Allà vénen els liberals,
gent de centre, en general,
I també el anarquistes,
amb idees de ministres

Odieu en general,
als joves i als grans
Odieu sense fer mal,
una bomba farà ¡bang!

Allà vénen els d´esquerra,
vestits com per fer la guerra
I també els ecologistes,,
amb petons gens egoistes


Allà vénen els intelectuals,
saludant com gent normal
També vénen els idiotes,
com els primers pèro amb singlot

Odieu en general,
als joves i als grans
Odieu sense fer mal,
una bomba farà ¡bang!






viernes, marzo 10, 2017

Legados y algarabías


El legado de Michael Edwards consistió en unos retazos de melancolía. Su desempeño en esta vida había sido un anonimato formal respecto a la sociedad, pero en lo que concernía a sus amistades, había sido tótem y luz. Esos retazos, cada uno de sus amigos lo había asimilado a su manera, aunque siempre, en algún momento inconcreto, brotaba alguna lágrima por la nostalgía. El recordar la ausencia de un amigo hace que el presente esté como difuminado.

La casualidad, hermana de lo absurdo, hizo que dos amigos de Michael, recordando viejos tiempos, juntaran dos de esos retazos de melancolia. Se quedaron sorprendidos: ¡encajaban!. Por mera curiosidad, o incredulidad, se pusieron en contacto con un par de amigos del bueno de Edwards, y resultó que los nuevos retazos seguían encajando con los viejos. La maquinaria empezó, y el modu operandis era el mismo: ponerse en contacto con cualquiera que hubiera o hubiese conocido a Michael Edwards, recojer los retazos y juntarlos con los que ya tenía.

Hasta que un día ocurrió lo impensable: Michael Edwars había vuelto a la vida. La suma de recuerdos, de retazos, de esencias habían conseguido algo único, magnífico. Eufóricos, fueron todos a celebrar el milagro acontecido. Alcohol, drogas, música, risas, bromas, abrazos, efímeras reflexiones, bailes, más bailes. Una noche brutal. Pero cuando fueron a pagar la cuenta,se dieron cuenta de que alguno de la pandilla no había puesto su parte de dinero, y todos dijeron al unísono: ¡puto Michael Edwards!




martes, marzo 07, 2017

La obligación de un coro


Hoy celebro las minucias, las cosas sin importancia, las nimiedades que todos tenemos al alcance de las manos. Los suaves rayos del sol entran por la ventana, llenan de vida el desvencijado salón, impulsan a los nervios a sonreír desde la distancia.

Cómodo estoy en esta burbuja, aunque sea dura. Fuera lo es menos, de verdad. Pues no es comparable el mal aliento de desconocidos que las respuestas que uno se da a sí mísmo desde la lejanía.

Festejo las tonterías simples, pues por la noche lo haré con las complejas. Es un día soleado, siempre lo tendría que ser.

¡Hazlo!, me digo

¡Hazlo ya!, insisto.

Et voilà





lunes, marzo 06, 2017

Todos guapos, todos sexies


Me di cuenta de que estaba envejeciendo cuando mi reflejo en el espejo abandonó apresuradamente su función, se marchó sin saludar. Mi reflejo en el espejo me rechazó sin remordimientos, aunque también sin crueldad. Supongo que fue un acto natural. Yo creía que era yo mísmo, que poco había cambiado, pero me equivocaba. En esencia, mi reflejo era yo pero estaba cambiado. Más ojeras, menos pelo, más papada, aspectos físicos que poco me importaban, aunque a mi reflejo si le importaran.

Tal vez era el aura que desprendía, o la mirada desplazada, o lo absurdo de la monotonía: mi reflejo se había esfumado. Y cada día que me miraba al espejo,mi reflejo no aparecía. Yo ya no sabía cómo era yo, qué aspecto lucía. Y entonces pensé que en realidad nunca lo había sabido, nunca me habia visto a mi mismo con mis ropios ojos pues mi reflejo en el espejo era una imagen parecida pero distorsionada de mi ser.

Así que me saqué los ojos de las cuencas y enfoqué las pupilas hacia mi cara. Cielos, pensé, no estoy tan mal.






Estúpida política


Anciana 8-Como porque tengo que comer, si no, yo no comería

Anciana 3-¿Y de qué vivirías a tu edad?

Anciana 8-De que gane el PP



p.d.: PP, PSOE, cualquier partido político y blablabla

martes, febrero 28, 2017

Los alcohólicos VII


Abonados a la misma esquina de siempre, a plena luz del día, los alcohólicos beben cerveza caliente y hablan entre ellos. La cerveza es caliente porque sale más barata, cada céntimo ahorrado es una victoria para ellos y para el capitalismo. Se conocen bien pero desconocen sus secretos. Beben, uno hace una broma, la cerveza caliente cae al suelo: ha sido divertida.

Piel rojiza, no están haciendo nada malo. Uno se levanta a mear, son las doce del mediodia, micciona escondiéndose (cómo si eso importase), y los demás continúan bebiendo sin parar. El dia es soleado aunque hace un poco de frío. La piel rojiza se enrojece un poco más. Cuando pasa alguién cerca de ellos, callan de repente, lo observan con atención, casi obsesivamente. Y entonces, renaudan su estéril conversación. Beben, pues poco hay más que hacer. Beben y beben y vuelven a beber, las almas en el río no pueden ahogarse.

Juntan entre todos un par de euros y uno de ellos va a comprar más cerveza caliente. Beben, pues poco hay más que hacer en esta vida.

jueves, febrero 23, 2017

El vacío


Ir más allá del vacío

¿te refieres al supermercado?

No, mucho más allá

¿Puede ser al estanco?

¡Qué va! Mucho más allá?

Umm ¿a Marte?

No frío, frío

Seguro que tiene trampa...¿ Al sofá de tu casa?

¡Bingo!

¡Toma ya! Aunque, ahora que lo pienso, antes del bingo está la línea

Ya, pero tienes que ir más allá de la línea

¿Al vacío?

No, mucho más allá

martes, febrero 21, 2017

Te quiero en breve


En un minucioso segundo

(Letargo, coraza de miel, rechinar de dientes)

Nunca me has deseado,
yo a tí tampoco,
por eso la eficacia de lo fugaz

(Quietud, tacto, aprobación)

Estás en mi,
en mi no existencia,
yo también estoy en mi
no cabe tanta gente en una habitación vacía,
por eso el jardín es inmenso
y nadie es capaz de pisarlo.
Es el reflejo el que ordena los pensamientos,
el que dirige los actos,
el que dictamina las respuestas
sin preguntas.

Hola
Hola
Explotemos
Explotemos sin manchar

lunes, febrero 20, 2017

La mejor salud es el capitalismo


Siempre que compraba naranjas, éstas se transformaban en bananas cuando llegaba a casa. Siempre. Un día probó de comprar bananas, y éstas se convirtieron en pomelos. Hizo más pruebas. Cada tipo de fruta que compraba se transformaba en otra distinta al llegar a casa. Así que decidió no comprar más fruta, no toleraba los cambios y le ponían nervioso.

Un dia, al salir de casa, vio un tumulto de gente esperándole a la salida del portal de su casa. Eh tú, dijo uno, compra fruta ya. Eran agricultores, transportitas, vendedores, químicos...Eres un egoista, dijo otro, ¿ no ves que si no compras fruta nos vamos todos al garete? . Haré lo que pueda, dije yo. No te queremos a tí, dijo uno, queremos a tu dinero. Aunque no te la comas, prosiguió, compra fruta. Si no lo haces, volveremos y el tono será diferente.

jueves, febrero 16, 2017

Preparando el verano


Preparando el verano,
ordena los días,
sabiendo que serán luminosos,
que no pararemos de bailar.

Adoraremos al sol,
no necesariamente cerca del mar,
adoraremos la noche,
que nos refugiará del hastío
que supone la eternidad.

Preparando el verano,
sin rigor ni maldad,
ya queda un suspiro,
para flotar con los demás




Café sin azúcar


Tierra quemada, tierra baldía. Bofetadas a traición.Pellizcos a la existencia, maldad reforzada por el silencio de nuestra mirada. Mal ambiente, mala sinceridad.

¿Nosotros sin nosotros?

Soledad

¿La tierra sin nosotros?

Simple: un lugar más

jueves, febrero 09, 2017

Entre muermos anda el juego


¿A qué se debe tanto odio?

Pues no lo sé, la verdad. Supongo que a la incomodidad de todo

¿Y por qué no haces como yo y te odias a tí mismo?

Porque tengo un pesado de los cojones tocándome los huevos diciéndome qué he de hacer con mi vida

Sí, y me odio por eso

miércoles, febrero 08, 2017

Los hechizos amistosos


Hechizos sencillos y opacos, lanzados sutilmente cada gloriosa mañana.

Embadurnan a las almas madrugadoras, acarician los duros rostros marcados por la estricta regularidad de la monotonía.

Yo los puedo ver.

Regalan gratitud y estabilidad, combaten contra lo ajeno de la repetición

Yo los puedo ver, pero no empaparme de ellos.

Y la magia danza invisible ante tod@s, haciendo acto de presencia con extrema naturalidad. Sin pedir nada a cambio, siendo altruista con la totalidad. Con las personas, con los animales, con las farolas, con las ruedas de los vehículos, con los semáforos...Tan necesaria, tan inalcanzable. La magia está viva, como muchas otras cosas más, pero está viva.

Yo la puedo ver, pero no ser parte de ella. Imagino porqué, pero me maravillo ante su grandeza. No lo puedo remediar



martes, febrero 07, 2017

Aire sin alcohol


Apura su copa. Bebe hasta las últimas gotas, alza el vaso sacudiéndolo para que los restos del fuerte licor caigan a su garganta. Bebe porque va estallar, va a incendiar todo y a todos. Lo siente en el interior, es una rabia no concreta que crece y crece paulativamente, que hace que su mirada se vuelva taciturna y que cierre los puños con fuerza, como si estuviese haciendo un perverso truco de magia con las manos sin espectadores. Voy a hacerlo, se dice a sí mismo. Voya a hacerlo, sea lo que sea.

La rabia sigue ascendiendo, como el sol al amanecer. Va a estallar. Pero, antes, beberá otra copa. Una más. Y ya está. Lo hará. Sea lo que sea. Aunque antes beberá una copa más. Solo una más.


jueves, febrero 02, 2017

Tinder ´o´rama


La melancolía surgida por los recuerdos que están olvidados refuerza la idea de lo efímera que es la casualidad de la vida. Años que ocurren en un parpadeo de ojos, presentes pasados que inmortalizamos en una forzada fotografía. No fumadores, por favor

Match

martes, enero 31, 2017

Ñam Ñam Deluca


Ante la incertidumbre, legumbre.
Ante la duda, "verduda"
Ante el misterio, picnic en el cementerio
Ante la aventura, puré de levadura
Ante la repetición, mojo picón
Ante el final, helado con sal

viernes, enero 27, 2017

Reflexión de mierda IV


El amor (amor)

La muerte (muerte)

La ira (ira)

¿Por qué el amor?

Porque es el motor necesario de mi vida, aunque desconozco su sutileza. Lo anhelo con deseo, pero siempre incompleto. Nunca lo he vivido en su totalidad, pues se esfuma cuando se alcanza la plenitud y huye cuando se besa a la persona amada. Un amor no consumado es su máximo esplendor, el resto no sirve. El no amor no sacia, si de egoísmo se trata.

¿Por qué la muerte?

Porque, tristemente, nos damos cuenta de que estamos vivos cuando muere un ser querido. Es injusto, es triste, pero es así. Cuando perece alguien de nuestro entorno más cercano, ya no podremos revivir con esa persona los momentos que hacen de la vida lo que es, y tomamos conciencia de que la muerte es real y tangible.

¿Por qué la ira?

Porque el amor es inalcanzable y la muerte inevitable. El primero no es posible por su naturaleza y la segunda es ajena a nuestros actos espirituales. La ira surge porque el amor es un deseo que, cuando se cumple, deja de ser deseo y porque la muerte es palpable cuando afecta a terceros, nunca seremos conscientes de nuestra propia muerte. La ira florece por el transcurrir mismo de la vida. La ira es la incomprensión de la vida.

Resumen para vagos: no me entero de nada

jueves, enero 26, 2017

Remedios caseros


A veces, siento que mi cuerpo no me pertenece

Pues córtate un miembro

¡Vaya tontería!

Pues eso

martes, enero 24, 2017

Paridad hormonal (por aquello de que todas las mentes apestan igual)


Lejos de ser duda, cristalizado e inmóvil en el páramo de asfalto, impasible ante la sequedad de un olvido, se despereza lentamente, irguiéndose hasta alcanzar su altura máxima. Otea a su alrededor, mirada color carmesí, en busca de una suave puesta de sol.

Lo primero que ve es un drogadicto místico
Lo segundo que observa es un ostracismo programado
Lo tercero que ve es un espejo gigante que refleja practicamente todo: su mirada color carmesí, un ostracismo programado,el drogadicto místico...

Vuele a agazaparse, lentamente, intuye que se ha equivocado de día. Repasa mentalmente su agenda y recuerda que hoy es ayer con menos sabiduría, hoy es mañana con menos esperanza. Lejos de ser duda, el ego se vuelve a ausentar. Una vez más

Un gusano en un grano de pus


Guía mecánica para actuar en un día soleado
Guía mecánica para actuar en un día soleado
Guía mecánica para actuar en un día soleado
Guía mecánica para actuar en un día soleado
Guía mecánica para actuar en un día soleado
Guía mecánica para actuar en un día soleado
Guía mecánica para actuar en un día soleado
Guía mecánica para actuar en un día soleado


Capítulo 1


Es necesario tener La Guía mecánica para actuar después de un día normal

Sonreir. Caminar de una manera liviana, flotar con parsimonia. Mirar a ambos lados al cruzar la carretera sin dejar de sonreir. No preguntarse nada, no cuestionarse nada. Obedecer con un punto de alevosía.


jueves, enero 19, 2017

Tecnología interior


Siempre estaba mirando el telefono móvil. Me acercaba a él, le comentaba cualquier cosa y contestaba al cabo de unos segundos. Solía responder con un tibio "perdona" o " espero un segundo". Aunque efímera, era una espera impaciente, parecía eterna. Y siempre lo veía con los ojos en el móvil. A veces nos cruzábamos, no me saludaba pero esbozaba una suave sonrisa sin levantar la vista del teléfono.

Por curiosidad, un día intenté ver que era lo que le atrapaba tanto, si estaba chateando con alguien o si estaba leyendo algo,y cual fue mi sorpresa cuando vi que la pantalla del teléfono móvil estaba en modo espejo. Siempre había sido así. Soledad.


miércoles, enero 18, 2017

Idealista.com


"Sobacos" Reverte desprendía un olor fatalítico. Era acercarse a él y el ambiente olía a demasiada humanidad. Y aunque más de un@ se lo había insinuado, no parecía importarle lo más mínimo. Un día, probablemente un miércoles, que era el día de la semana que me daba por socializar, "Sobacos" Reverte y yo estábamos hablando de zombies. Cuando le pregunté, medio en broma, si los zombies tomarían té, me dijo que en su casa tenía un libro acerca de este tema.

Sin saber cómo, ambos nos dirijiamos a su casa. ¿Cómo debía oler la casa de "Sobacos"? pensaba yo. ¿Será gay? pensaba yo. ¿Cómo lo había hecho para convencerme de ir a su piso a por un libro qué no me interesaba demasiado?. Llegamos a un bloque de apartamentos no demasiado alto pero abarrotado de pisos pequeños, como las tumbas de un cementerio que no están en el suelo, yo siempre detrás de "Sobacos", a una distancia prudencial. Subimos unas escaleras descoloridas y nos paramos en un cuarto piso. "Aquí es", dijo. Al abrir la puerta de su pequeña residencia me quedé boquiabierto. El interior era espectacular. Era un llano luminoso con un césped de color verde plástico asombroso, a lo lejos se divisaba un bosque de fábula y, en dirección contraria, un suave río cuyo caudal emitía un ruido parecido a un mantra.

Yo estaba anonadado. ¿Era posible? Desde fuera, parecía un apartamento gris y feo, pero dentro había vida, había un paisaje natural que parecía pintado, de varios kilómetros. Era físicamente imposible. Tenía mil preguntas que hacer al bueno de "Sobacos". Cuando me giré para interrogarle Reverte me dijo: Toma éste es el libro, ya me lo devolverás. Y me echó amablemente de su casa.

Ya en la calle, lo segundo que me vino a la cabeza era cómo volver a mi hogar.





martes, enero 17, 2017

Compromiso cero


Siempre será difícil, dijo. Cómo no va a serlo si somos multitud individualmente, si somos ruido lleno de ruido que resuena en todos los recovecos posibles, dijo.

¿Y por qué seguir?, le pregunté.

¿Acaso alguien conoce el no seguir? dijo. Seguro que sí, pero no está vivo para contarlo. Siempre lucharemos aunque sea mentalmente.

Nos cogimos de las manos, nos besamos en la mejilla y entramos en un Burguer King del planeta Venus. Éramos inspectores de sanidad y, fuera en Marte o en Venus, las normas básicas se tenian que cumplir. Y si el local se tenía que cerrar,se cerraba. Por el bien de todos.

martes, enero 03, 2017

Vocablos inventaos


Todo era muy bíblico. El frío lamía mis huesudos pómulos. La chaqueta, más grande que mi cuerpo, colgaba como una pena en la orilla de una desgracia, pero no lograba tapar los dedos de mis manos. Yo avanzaba, caminaba a paso ligero pensando que así no notaría la noche y sus exceso. Lo poco que quedaba de la burtal naturaleza en la ciudad castiga mi camino, lo fustigaba con pizcas de normalidad. Y cuando mi cuerpo, por mi velocidad, ya entraba en calor, llegué a mi hogar. Qu no era mi hogar, pero era lo que era en ése momento.

Perdona pero lo de bíblico no lo acabo de entender


La esencia de la fotografía


Siempre, siempre ponía una cara bobalicona cuando le hacían, solo o acompañado, una foto. El labio inferior casi se lo mordía, el labio superior encima del inferior, se torcía en el lado derecho aountando hacia arriba. Y los ojos. ¡Ay los ojos! Casi se le salían de sus suaves cuencas, parecían el doble de grandes. Esto hacía que la frente se le arrugase, no sabiendo uno si era bondadoso o fulibustero.

Un día se lo dije, un poco disgustado: no sé por qué pones esa cara si tú, en la vida real, no eres así. Y él me contestó que no sabía, en realidad, qué cara tenía. Qué por mucho que se mirase al espejo, el reflejo no garantizaba que fuese él realmente. Y un vendedor ambulante de objetos robados dijo: amén.