lunes, noviembre 05, 2018

Adulto a babor


Iba caminando por la calle, una calle cualquiera, de aceras estrechas pero carretera anchas, cuando vi, en frente mío, como se aproximaba un chico adolescente. Era espigado, de aspecto simpático pero retraído, con un ligero acné en las mejillas y en la frente, pálido como un dia nublado. Tenía una mirada melancólica, casi nostálgica. Y no puede evitar recordad que yo era así de joven. Y me sabía mal, porque se le veía una persona maja. Así que cogí aire y al cruzarnos, le sujeté por los brazos y, agitñándolos, le grité: tú folla, no pierdas el tiempo, follaaaaaaa. El chaval se quedó perplejo, medio asintió y se marchó con parsimonia. Yo me quedé mirándolo como se alejaba lentamente y, sollozando, me dije: El tiempo lo has perdido tú

martes, octubre 16, 2018

Si fuésemos melancólicos


Volvía a casa caminando, pensativo, agotado después de una jornada laboral anodina e insípida. Era de noche y mi mente estaba vacía. Una familía de cuatro persona ocupaba toda la calzada. Dudaba si adelantarles por lad erecha o por la izquierda. LO hice por la izqueirda. Alc ruzar uns emáforo, vi como dos chatarreros gritaban a un taxista por no dejarles apsar cuando el taxista tenía preferencia. Pero un chatarrero siempre da respeto, dos asustan. Al llegar a casa,en el portal, una vecina muy mayor discutía con otra vecina más joven. No sé que se increpaban pero tampoco me interesaba. Y por fin entré en casa, y vi su bella sonrisa. En un mano tenía un puñal. En la otra, una metralleta. Me preguntó que qué tal el día y, yo, me puse a llorar

martes, octubre 09, 2018

Orígenes humanos


Yo era una persona un poco bastante ansiosa. En los momentos en los que no hacía nada, esos instantes que uno desea pero cuando llegan asfixian a nuestros nervios, me subía por las paredes. Temblaba, me sudaban las manos, renegaba...Pero un día, me puse a limpiar la casa mientras estaba aburrido y ansioso y funcionó. Así empecé a limpiar más y más y más. Luego, en casa ajenas cobrando un precio asequible y ya ves, ahora dirijo un imperio de empresas de limpieza que me han hecho multimillonario. ¿Y tú? ¿Cuál es tu negocio?

Bueno, yo soy manporrero de pulgas

Los felices los venderos


Incesante en su empeño, el vil vendedor no abandonaba su cruel persecución hacia mi persona. Era uno de esos vendedores altivos, arrogantes, de los que dejan de sonreír cuando les contradices pero hacen el esfuerzo de continuar haciéndolo, quedando una mueca terrorífica. Le dije que no, y ya veis, no ha parado de acosarme desde entonces. Estuve en mil sistemas planetarios diferentes, y siempre daba con mi paradero.



Un día, hastiado y cansado por su cabezonería, me planté y le dije, que venga, que le compraría cualquier cosa. El me ofreció diferentes productos que yo no necesitaba, así que le pregunté por el quinto que me mostró y, al saber el preció, le dije que era muy caro y que no se lo compraría. Volvió a dibujar en su rostro esa mueca terrorífica. El dijo que sí, que me lo vendía. Yo que no, que era muy caro. Y así me encuentro otra vez, huyendo de un vendedor psicópata. Igual que le pasó a mi padre. Y al padre de mi madre.

jueves, octubre 04, 2018

Cena de navidad 2


Realmente no ha cambiado nada, dice madre
No entendemos tu extraño comportamiento, ríes cuando hay que caminar, lloras cuando toca comer, duermes cuando hay que respirar..., dice la abuela

Tenéis razón, siempre la tenéis

Está muy bien que lo reconozcas, pero no nos des la razón para que nos callemos, dice padre
Todos te queremos. Por favor, te pedimos un esfuerzo, dice madre

Tenéis razón, siempre la tenéis

Padre- Para mí eres un desconocido. Hubo un tiempo en que te amaba, en que me estremecía al ver tus manos menuditas agarrar mis feos dedos, eras lo más precioso del universo.Pero perdí el interés por ti rápidamente, porque dejaste de ser una novedad y te convertiste en un ego al que desconocía. Eras un desconocido para mí, y yo ya tenía bastante con la suavidad de mi depresión. Fingía preocuparme por tu madre, pero poco más. Puede parecer cruel lo que digo, pero ya lo entenderás

Tienes razón, siempre la tienes


Madre- ¡Hijo mío! ¡Hijo mío! Despierta del letargo que es la vida. ¡Ven! Te amo como se ama al baile. ¡Te lo pido! Ricura mía, inténtalo. Eres lo más hermoso del universo, una maravilla de la creación que ha tenido mala suerte en este mundo cruel. Siempre te he querido, y siempre lo haré. Porque yo no solo es que te tenga cariño, hijo, yo siento devoción por ti. Porque eres fruto del amor. Porque eres único. Eres maravilloso, de verdad. Créeme. Te lo digo yo que soy tu madre

Tienes razón, siempre la tienes

Abuela-A mí no me engañas, no señor. Yo ya soy mayor y te he calado. No, no me vas a engañar

Tenéis razón, siempre la tenéis. Pero yo también la tengo. Y si todos tenemos la razón, es que el mundo funciona. ¿ No os parece maravilloso?



miércoles, octubre 03, 2018

Acontecen las costumbres que nunca han existido


Ya sé que el mundo se desmorona, mi abuelo lo decía, mi padre lo decía también, y ahora lo digo yo. Siempre se desmorona pues nuestros recuerdos del pasado distorsionan la realidad del presente y decimos que todo va a peor, que antes no era así. Pero me da igual, yo lo digo: el mundo se desmorona. Tal vez ésa sea su naturaleza, autodestructiva e infeliz. Yo ando aquí sentado, oyendo múscia con una fría cerveza en la mano, con la perra sentada al lado mío descansando y mi mujer haciendo la cena, después de haber limpiado la casa. Sí, el mundo se desmorona. Pero eso no quiere decir que las tradiciones no se mantengan, y mi mujer es genuinamente tradicional. Y ya puede caer un meteorito, haber una cuarta guerra mundial o 100 tsunamis que mi mujer hará lo que tiene que hacer y lo que tienen que hacer las mujeres. Y punto.

miércoles, septiembre 19, 2018

La crueldad de los niños y de la vida en un barrio olvidado


Mi padre vestía traje aunque estaba en el paro. Me acompañaba cada día al colegio bien vestido, impoluto, impecable, con la espalda recta y el mentón elevado. Ya he dicho que no trabajaba, le echaron del trabajo a causa de la crisis, esa excusa con la que los ricos no pierden sus privilegios, que hace que los pobres asuman la culpa sin rechistar de algo que no han hecho, sintiéndose responsables absurdamente. Pero a pesar de eso, siempre vestía con elegancia. No quería que l@s otr@s niñ@s se riesen de mí, por eso me cogía de la mano y, con seguridad, caminaba con paso firme hasta la puerta de la escuela, despidiéndose con una sonrisa. Nunca volvió a conseguir trabajo, pero eso ya es otra historia ¿Mi madre? Mi madre odiaba a mi padre y bebía por lo ridículo que le parecía que mi padre vistiese un traje para aparentar. Sí.

miércoles, septiembre 12, 2018

Calla y aprende


Hoy no estoy de humor. De buen humor, se entiende. Bueno, nunca estoy de buen humor. Cuenta: 7,8,9,10. Nací de una broma y crecí en un disgusto. Y hete aquí que resisto la frustración con resignación, teniendo que tener una conversación estúpida contigo. No te ofendas, pero no me apetece nada hablar contigo. Bueno, ni con nadie. Es solo que estoy de mal humor. Y si sonrío es porque soy una persona hipócrita. ¿Lo ves?

martes, septiembre 04, 2018

Del funcionamento del conformismo


Y es otro maldito lunes

De serenidad desbordada,
la agresividad de los otros resulta violenta,
castigan a la ciudad con sonrisas ausentes,
con flemas al suelo,
con rabia contenida.

La maquinaria está en marcha,
y me da la sensación de que el odio también,
algún que otro insulto se oye a los lejos,
el sol se despereza pero nadie le saluda,
tal vez porque sea lunes,
y la vida se apaga un poco más.

Me estoy dejando llevar por el ambiente,
mi rostro empieza a transformarse en una mueca de metal, mi ritmo al caminar empieza a realentizarse y parece que voy marcha atrás. Todo el cuerpo lo hace, menos mi mente que está estática pensando que ha pasado, qué me pasa, qué pasará.

Entonces recuerdo que es martes y no lunes, y sonrío sin aparatosidad


Mandonguilles


Alfredo-Prepárate, en breve vas sentir el olor que te decía. Estate atento.

Y esa espera eterna que se alarga, que retiene los segundos como si fuesen un adictivo deseo fácil de soñar, que su fin está cerca pero no llega por la tosquedad de la impaciencia. Uno piensa que ya, que ahora sí, que ya ha pasado el tiempo que tenía que pasar, pero no, no sucede, no llega. El aviso de la llegada es, a su vez, el fin de la quietud. No, no llega. No, no sucede aún. Pero va a suceder. Sí, así se ha anunciado. Entonces, surge la duda. ¿Y si ha llegado el momento, y si ha sucedido y no me he percatado. ¿ Como tenía que ser? No ha pasado ya, ¿no?. Y la espera, poco a poco, se trasnforma en decepción. Y ya derrotados, sucede.

Nepalí-Huele a mierda,¿no?

Alfredo-¿Qué dices? ¡Huele a almóndigas!

Nepalí-¿De verdad? Pues a mí me huele raro. Por ciero, no se dice albóndigas?

Alfredo-Ni idea...Pero me has entendido, ¿verdad?

Nepalí-Sí, aunque me sigue oliendo raro

martes, julio 24, 2018

Lo perdedores únicos


Son idénticos, son iguales. Visten las mismas prendas, sus ojos poseen ese brillo que dan las drogas cuando sientan bien. Son una suma de individualidades que son iguales. Únicos en su ambiente más cercano, se creen especiales por no parecerse a nadie de su entorno. Pero fuera de él no dejan de ser una copia de un look predeterminado. Es curioso, se consideran diferentes porque no quieren ser como los demás pero son (y acaban) pareciéndose a ellos. Todos acabamos pareciéndonos a aquello que aborrecemos. Y lo que era soberbia, ahora es indiferencia. Son idénticos entre sí, claro, visten y actúan igual, pero desconocen que serán recuerdos cuando el frío empiece a asomar

miércoles, junio 20, 2018

Agridulce horizonte final


Si pudiese leer el futuro, no estaríamos aquí. Créeme, no sé cual sería nuestro destino, pero aquí seguro que no. Seguramente, más allá de Comarruga, más allá de Massachusetts, más allá de este pedacito de espacio en donde nos encontramos. Que no se está mal, no. Que podría ser peor, puede. Pero si aspiramos a la eternidad no podemos conformarnos con respirar: debemos asolar todos los segundos. Créeme, ojalá pudiese leer el futuro y todo sería nuevo para nuestros corazones. Es más, he tenido una revelación: hagamoslo. Abandonemos todo y vayamos hasta donde nace el horizonte final: tenemos que ser atrevidos, como lo fuimos con nuestro primer beso. Ves tirando tú primero por eso, que ahora iré yo. No te fallaré, lo juro.

Entonces, ¿has podido leer el futuro?


Será mejor que vayas tirando, ahora te alcanzo




p.d.: imagen del filme Mother

miércoles, junio 13, 2018

Ay, la vida. Ay, el amor


El traqueteo de los vagones del metro me hacen volver a la realidad. Es como si en un instante me hubiese ausentado del universo y olvidado de existir. Poco a poco, voy recostruyendo el presente. Ya sé hacia donde me dirije. Sé como me llama, sé quién es, no me he olvidado de respirar. Los pulmones se hinchan lentamente, cogen aire. No huele muy bien. Todo se estropea cuando alguien huele mal entre una multitud de personas. Creo que soy yo. No, no soy yo el del mal olor. ¿Quién, de estas personas que son compañeros fugaces de existencia, puede ser la que inunde el vagón de un aroma poco reconfortante? Miro al resto de la gente como la paciencia de un buitre observa el largo adiós de una presa. Estoy juzgando por la vestimenta. Luego, por el peinado. ¿ Quién puede ser? ¿Quién puedes ser? El metro se para suavemente en una parada, parece que el olor se va desvaneciendo.¿ Qué persona de las que ha bajado podría ser? ¿Quién? ¿Quién? ¿Quién qué? ¿ Qué de qué? Otra vez vuelvo a perder el hilo y ensimismarme en mis sencillos pensamientos. Estoy volviendo, poco a poco, a situarme. Estaba pensando que viajaba en metro y alguién olía mal. ¿Por qué estaría pensando eso? Ay, la vida

lunes, junio 11, 2018

Perfil de luna


Perfil de luna, agradable a los oídos, a la vista y al paladar. Ya no tienes cabida en las circunstancias, cosas de la vejez....Perfil de luna, de la osadía nos vamos olvidando; de la nostalgia, adivina. Se diluyen (se diluyen) las fantasías de las quimeras, quedando la esencia de una difusa interacción del corazón a merced del talento del aburrimiento.
Perfil de luna, explosión y serenidad según las nubes del instante, préstame dinero para prestárselo a los demás, siempre seré simpático, hasta que tenga que reventar. ¡Pum!¡Pum! Explotaré en las entrañas de la noche para que me puedas ver, pues, perfil de luna, por la mañana tengo que...

miércoles, mayo 23, 2018

Sin dormir por dormir sin dormir


Sin dormir por dormir sin dormir, háyase mi estimada amiga ninja Judith, le pueden las responsabilidades de madrugada, cuando los párpados deberían estar cerrados, y por las mañanas está sin dormir por dormir sin dormir. Los cafés le ayudan a estar, los rayos del sol a ser y las sombras a aparecer y desaparecer. ¿Cómo te puedo ayudar?, le pregunto. ¿Quién te ha dicho que necesito ayuda?, me responde. Y desde ese día y no hablamos más. Acabó en la cárcel por atropellar y matar en estado ebrio a una pareja de vampiros de Benidorm.

Suena familiar


Todos la miran con la mandíbula desencajada, revolotean por su aura de irresistible tentación, fuerzan sus sonrisas y son amables a rabiar. Tna obvios, tan serviciales, que ella no puede evitar partirse de risa en su interior. ¿Tan básicos son los dioses? ¿Tan frágiles de coraje son que no saben mentir a desconocidos?. Compiten entre ellos, sin violencia pero con celeridad, por ver a quién lanza una sonrisa o una mirada. Y cuando les mira fijamente, agachan la cabeza y se esconden como tiernos niños que han robado un trocito de cielo. No sabe si le produce ternura o rechazo, asco o resignación. Todos la miran con la mandíbula desencajada, y a ella le da absolutamente igual, ya que ha terminado de comer un buen plato de eternidad y sabe que, otra vez, no tendrá que pagar por pecar.

miércoles, mayo 09, 2018

Estufita


Desmenuzando el vacío ya olvidado

de la insatisfacción milenaria,

aquella que es tan absurda que es

tangible y aburre a las pestañas.

Deshaciéndolo en pedacitos muy

chiquititos para demostrar que

las tornas han cambiado,

que somos poderosos después

de haber dormido tres siestas,

después de haber sonreído debajo

del agua del mar.

Creo que asiento porque tu sonrisa

me rodea y me convence de la

inmortalidad de tu estupenda pasión

por volar con el estómago lleno,

me dejo llevar por los recovecos

de la despreocupación de una caricia,

que se convierte en dos, y luego en tres,

y en amaneceres luminosos pero rígidos,

y en anocheceres eternos cubiertos de deseos

y placeres divinos y terrenales....

Tengo ya las manos sin nada que desmenuzar,

las junto entrecruzando los dedos,

y me pongo a bailar sentado,

agitando las manos juntas,

con el ritmo que marca la espera

del poder volverte a besar

lunes, mayo 07, 2018

Somos rios, como Miguel


Ensimismado estoy en mi reflejo del espejo porque no acabo de reconocerme del todo. Yo tengo el pelo largo y el reflejo del espejo es calvo. Yo tengo los ojos marrones y luzco una severa perilla y el reflejo del espejo tiene los ojos verdes y está completamente afeitado... Estoy asustado. Busco y miro alguna foto de perfil que tenga en el Facebook y confirmo que sí, que el del reflejo del espejo no soy yo. Hago gestos y caras y el reflejo también los hace, al unísono.

Nervioso y preocupado, busco otro objeto con el que pueda ver mi rostro reflejado pero en casa no tengo más espejos. Así que salgo y voy al ascensor, que tiene uno bastante grande. Y me sorprendo: ahora la imagen del reflejo es una mujer asiática, me veo de menor estatura y, definitivamente, no soy yo. ¡ Ni siquiera soy mujer! Empiezo a asustarme mucho. Y lo hago más cuando cada vez que veo mi reflejo, soy una persona totalmente diferente. ¿Me estaré volviendo loco? Iría a un psiquiatra pero seguro que me encerrarían. Busco alguna explicación, sea ridícula o no, así que enciendo el ordenador y en el buscador del navegador pongo “ sabios asequibles”, ya que no tengo mucho dinero y, casualidades, encima de mi piso vive uno.

Corriendo, subo las escaleras y pico el timbre con fuerza. Le expongo al sabio asequible mi situación, le digo que cada vez que me veo soy diferente pero no soy mi yo real. Y él me contesta:

-Que no te reconozcas no quiere decir que no seas tú. Siempre cambiamos, aunque no queramos


viernes, mayo 04, 2018

Sociedad mala, sociedad maligna


Van en manada, ruido de fondo, alzan la voz el grupo de chicas, se pisan entre ellas con palabras e insultos. Van a la caza, ojos nerviosos, buscando entre las sombras de la noche a su desprevenido objetivo. “ Ami cuando al javi la beia con otra la pegaba”, dice una de ellas, la alta, la más espigada, que tiene un tatuaje en el costado izquierdo, cerca del ombligo 2 pero ya no lo hago, dice. Todas visten igual: tejanos que enseñan los tobillos, aunque haga un poco de frío, y top de color claro. Lucen una morena melena larga recogida en con una goma, y el teléfono lo tienen metido dentro del pantalón, sobresaliendo a la altura del viente, sujetándose entre el cuerpo y el pantalón. Dos de ellas fuman, los nervios de la cacería son. Continúan hablando, hasta que una de ellas, la afectada, con los ojos llorosos y los puños cerrados, empieza a golpear una puerta metálica, seguramente un acceso a un párking, y grita con furia: “ la mato, la matoooooo”. Van de cacería, pobre la víctima. Es de noche y un grupo de chicas están furiosas. Así es la tercera canción de la banda sonora de la ciudad

jueves, abril 19, 2018

Alergia a vivir



Hastiado estaba el rey. Su pasión era oír cuentos e historias a todas horas, y para eso tenía una cuentista reconocida en todo el reino, Enav Le Guin, la cuál había estado en todas las partes de Gea viajando y recopilando cualquier tipo de historia. En los reinos olvidados de Trafalmore, en el árido desierto Alfano, en los violentos mares de oriente...De todos ellos tenía mil historias, reales o no.

Pero el rey estaba hastiado ya que todas, absolutamente todas, las había oído una infinidad de veces.

-¿Le conté, su ilustre majestad, la historia del dragón de cristal con cara de Gewrt?- preguntaba la cuentista Enav

-Sí-, contestaba desganado el rey, apurando su copa de vino élfico

-¿Y, su ilustre majestad, el cuento de los siete calvarios que padeció el gran héroe de las guerras Asgardianas?

-¡No me tortures más! Claro que sí-, respondía el rey.

Su frustración se convirtió en indignación, un fuego de ira interior le hizo incorporarse en el pomposo trono, su rabia por no tener historia nuevas, sumado al considerable efecto del vino, le hizo enfadarse más y más. Hasta que..

-¡Estúpida cuentista! Te he pagado demasiado oro para que tus repeticiones se conviertan en mis agonías...¡Exijo que me cuentes una historia nueva ahora mismo!, una que nunca haya oído!Si no, entenderás porqué soy temido por mis enemigos

-Muy bien, contestó Enav Le Guin sacando un puñal de su túnica ancestral, le voy a relatar la historia de su muerte


lunes, abril 16, 2018

Diosito Fernandez


Cada día habla con más de 50 personas diferentes. A veces, incluso más. Cada día. Conversaciones anodinas, conversaciones privadas, conversaciones profesionales (sigh!), palabrería, bla,bla,bla,bla,bla,bla,bla,bla,bla,bla...

Cada día habla por deber, por casualidad, por curiosidad, por obligación con gente. Con la gente. Con todo el mundo. Menos con quién toca. Y él lo sabe todo.

-¿Y tú cómo sabes que no habla con quién tiene que hablar?


Pues porque tengo su whatsapp y hablo constantemente con él, así que sé si sí o si no

-Ya,ya...Yo

viernes, abril 13, 2018

Solo somos fieles al deseo


Son nuevos amigos que se cambian por otros amigos , nada más. Nuevos amigos que se convertirán en antiguos amigos, incluso puede que en concocidos, porque serán sustituídos por otros nuevos amigos. Así funciona la rueda de la supervivencia. Nuevos amigos, otros nuevos amigos...Amistades efímeras que durán lo que un presente tarde en ser memoría. Y a distancia, aunque no mucha, veremos pasar a nuestros antiguos amigos, y un chasquido de lengua expresará nuestra decepción de cristal. Nuestros nuevos amigos no tendrán nada que ver con nosotros, pero serán nuestros amigos hasta que los cambiemos por nuevos amigos.




miércoles, abril 11, 2018

Progenitores diurnos


Me quieren tomar el pelo, dice con los brazos cruzados mientras que con una mano aprieta la solapa de su chaquetilla de tela contra el pecho. Me quieren tomar el pelo, engañarme como a una estúpida e inocente niñita del secto G, pero no lo conseguirán. He luchado por estar donde estoy y no me voy a rendir fácilmente, dice mientras arde todo el sector H.

Joven-¡Señora Brown! ¡ Hay que salir pitando! Esto está ardiendo rápidamente

Señora Brown-Me quieren tomar el pelo...

Joven-¡¿Qué dice?! ¡Venga ya y salga!

Señora Brown-Me quieren tomar el...

Pero el sudor producido por el calor de las violentas llamas le hace ser consciente de que ya ha perdido, de que le han tomado el pelo, de que el sector H está condenado. Tendrá que volver al sector P, en dónde la nostalgia se mezclará con el disgusto, en dónde la deshumanización de sus sentimientos será necesaria para poder sonreír al presente.

Señora Brown-Ya voy, ya voy


p.d.: de la película Escape from L.A.

El super yo


Casi me he marchado llorando, abatido por la mejora de mi tenue alma, reparadas sus grietas causadas por la totalidad de los segundos y de lo que sucede entre sueño y sueño. Un nudo en la garganta ha aflorado, impidiéndome respirar, y finas lágrimas han recorrido mis ancianas mejillas.

Tanto tiempo hablando en voz alta, sin ser consciente de que lo que pasa es la vida, de que es lo que todos sufrimos de manera incierta, que me he percatado, de repente, que soy. Que soy mayor y sigo sin enterarme de que lo que me rodea es la realidad.

Casi me he marchado llorando, por no decir que lo he hecho. Tal vez ya sea libre, tal vez ya pueda vivir. Sí: esto hay que celebrarlo. Me voy a drogar hasta la muerte porque ya estoy bien.




viernes, marzo 23, 2018

Lo natural del deseo


Resulta, pues, que tenía siempre la mala suerte de que al entrar en el lavabo, previamente, alguién había estado minutos antes. No me solía incomodar, pero hubo un día en que alguién había depositado sus excrementos y éstos olían a rayos. Una olor penetrante y persistente que casi me hizo vomitar. Miccioné sin respirar y a otra cosa.

Al día siguiente me sucedió lo mismo. Entré en el lavabo de personal y olía a mierda descarnada, a mierda oficiosa y aterradora. Pero me armé de paciencia, y conseguí mear. Es más, el aroma fétido era bastante similar al del día anterior. La misma situación se repetía día tras día, siempre olía a mierda, no necesariamente de la misma persona. Así, poco a poco, me fui acostumbrando a ese aroma más y más. Hasta que llegué a excitarme. ¡Ja! Por eso he colgado este anuncio en internet buscando a alguién que me cague en la boca ¡Me pone a mil! ¿Te animas?

jueves, marzo 08, 2018

Quizás sea justo


Desvíos de ocasión, místicos meticulosos ponderan la razón, equilibran el universo con versos llenos de fe, versos que son eufemismos de cristal, que son plenos si uno está vacío de presente. Nos apoyamos en los discursos ajenos porque es más sencillo, a posteriori, echar las culpas a cualquiera que no seamos nosotros mismos. Adoptamos las palabras del ajeno que es nuestro amigo, abrazamos las peroratas de los sabios de la vulgaridad porque los humanos siempre hemos msido unos comodones indignados.

Así, y después de pensarlo mucho, tal vez demasiado, lo que tengo que decirte es esto:

martes, marzo 06, 2018

La vida obsoleta


De repente, me he hecho mayor. No ha sido algo predeterminado, pero si algo a lo que estaba predestinado. Mayor de sopetón, aunque siempre he sospechado que me ocurriría. Es como cuando uno crece en altura, algo progresivo de lo que nos percatamos cuando hemos dado el estirón.

Pues eso, me he hecho mayor de sopetón. ¡Pum! Y me puedo quejar por todo, ya puedo sermonear, ya puedo resignarme como una estrella que no es sonrisa. Ya no queda nada de mi niño anterior, ha marchado lejos de mí. Soy mayor, soy viejo; antes era vida, ahora soy pellejo. Los azulejos los veo de lejos y al gringo se los voy a cobrar


lunes, marzo 05, 2018

Hidratos de omoplato


Una perfecta musculatura, parece cincelada, como hecha por escultores griegos en honor al campeón de alguna antigua prueba. Hasta el espejo tiene envidia de semejante cuerpo, con abdominales marcadas pero no exageradas, unos bíceps perfectamente delimitados, y unas piernas robustas y estilizadas.

Un cuerpo maravilloso y estupendo, en armonía con la belleza y la perfección. Cuando le dije que tenía un cuerpo estupendo y le pregunté cómo lo conseguía me dijo que no lo hacía por estéticoa ni pollas en vinagre. Hacía ejercicio porque le encantaba comer, que el mens sana in corpore sano se lo comía con chocolate y que se cagaba en todas mis muelas por ser un superficial de mierda. Empezó a agitarse y emprendí mi huida, la cual fue paupérrima, ya que yo no estaba en forma, y en seguida me alcanzó. Me tiró al suelo, me golpeó y empezó a devorarme. Me encanta comer, dijo, me encanta toda la comida mundial, decía mientras yo, semi inconsciente, veía como los dedos de mi mano izquierda iban menguand hasta desparecer


martes, febrero 27, 2018

Go with the flow 8


¡Quieto! ¡Ahora cambia! ¡Quieto!¡ Ahora cambia!

Se dejaba llevar por obligación, no por decisión suya. No creo que fuese por comodidad o por grises miedos , simplemente sucedía de una manera natural. Flotaba metafóricamente por la vida, ni le apasionaba ni le incomodaba el hecho de dejarse llevar. No lo veía ni como un castigo ni como una victoria. Era lo normal

¡Quieto! ¡Ahora cambia! ¡Quieto!¡ Ahora cambia!

Tal vez, y digo tal vez, lo único que le molestaba era que no le avisaban “con tacto” cuando tenía que activar o detener su suave movimiento. Lo hacían con un grito áspero e imperativo. ¡Quieto! Y daba un pequeño salto del susto. Vamos, que pedía suavidad.

¡Quieto! ¡Ahora cambia! ¡Quieto!¡ Ahora cambia!

Con la calma. La calmaaaaaaaaaaaa.Shhhhhhhhhhh.Shhhhhhhhhhhh






lunes, febrero 26, 2018

Aroma de colores



...Gobernando las pupilas olvidadas, el rey no sabe perdonar. Aprieta los puños llenos de rabia, llenos de ruido y de furia...


El rey ha huido, el rey ha desaparecido. Valiente cobarde. Su reino no está derrotado, muere lentamente, se marchita con la misma rapidez que el perdona, si es que ha perdonado alguna vez. Muera su estirpe por habernos abandonado, sea recordado por nauseabunda virtud. ¡Maldito el rey! ¡maldita su virtud!

...Continua el rey con la mirada amarga, crispado en su trono de poder y riqueza ,con ganas de aplicar su desgana a todas nuestras vidas...


Adorar. Adorar. Adorar. Adorar. Arrebatados los versos, derrotadas las esperanzas. ¡Larga vida al rey! ¡Qué sea eterno para que mil veces muera!

miércoles, febrero 14, 2018

Lío semántico interespacial


Está temblando el mono, ves a taparle con una manta. Gracias. Bien, a pedir milagros. Certeza de cerezas, casualidades espontáneas que hagan temblar los cimientos de lo adosado a mi espalda. Ves, aquí tengo una peca. Ves, ahí, justo debajo del omoplato, tengo un pequeño morado. Fue San Pedro, el concerseje de mi arrogancia el que me lo hizo: se tropezó con tus sospechas y me dió un golpe fortutito. Está enamorado del mono, pero sus padres no se lo permiten. Hay que dejar fluir, siempre que se pueda. En el amor, en la vida, ya sabes. Mañana si eso te hablo del conserje de fin de semana. se llama Aurelio. Tiene las cinco vocales. LAS CINCO. Bah, te lo cuento ya. Total, esto ya se acaba. Aurelio, fíjate, trabaja gratis. Sí, sin cobrar. Creo que por eso nunca saluda. Vale, no es la mejor historia del mundo pero me parece curioso que alguién trabaje y no reciba ni una pequeña retribucióm. Le preguntaré al mono, que él se entera de todo.


p.d.: portada banda Wand

lunes, febrero 12, 2018

Los hombres de gris atacan de nuevo


Entre el odio y la sensatez,
pánico el de los demás
cuando arrasan mis pupilas
la mañana desconocida.
Volcán de furia incontrolable,
pero escucho atentamente
los motivos y las razones de
la razón y de la eternidad.
Asiento. Ajá.
Asiento. Ajá.
Y noto una quemazón en mi interior
que empieza a subir desde el
noble estómago hasta la
ruidosa garganta, y estalla
sin avisar.
Pum. Pam.
Todo asolado, ya no ha nadie
a quién llorar.
Que pasen los segundos,
que pase el tiempo,
y, entonces, me empezaré a disculpar
por la torpeza de mi ira,
por la torpeza de mi furia,
por ser un bebé sin afeitar

martes, febrero 06, 2018

Psicodelia los martes, guisantes los lunes


Caminaba por el terrible y seco desierto el sultán deshauciado, bajo los repetitivos y punzantes rayos de sol, que le abrasaban la piel del rostro y apenas le dejaban respirar. Su rostro estaba empapado de sudor, y arrastraba un sarcófago atado a una cuerda que le volteaba la cintura. Inclinaba su cuerpo para hacer fuerza y tirar del sarcófago.

En su largo camino desde el inicio de su condena, primero se encontró con un viejo comerciante.

"Tú en tu soledad sonora, ausente de hogar y con el rostro empapado, vagando por esta condena de calor. Veo que agua no llevas, y mi vasija rebosa de ella, ¿Aceptarías esta vasija por el sarcófago que arrastras amargamente?


El sultán deshauciado apenas le prestó atención, seguía vagando sin rumbo, arrastrando con parsimonia el sarcófago. Dejó atrás al viejo comerciante. El sol brillaba con fiereza, y él caminaba apenas con los ojos abiertos, supirando la falta de todo.

Siguió caminando y se encontró un bandido de mirada severa. Éste último metió su mano lentamente debajo de su túnica para sacar un afilado cuchillo, pero cuando vió lo que arrastraba el sultán deshauciado, guardó el cuchillo sin emoción y se quedó observando el lento caminar del amargo condenado, que se alejó a un ritmo lentísisimo, casi de desesperación.

Su tercer encuentro fue con una serpiente

"Tal vez te entienda, tal vez no. Hete aquí que hablas con un animal, y yo hago lo propio con una persona. Tal vez seamos dioses, quimeras atrapadas en este desierto de calor y furia que intentan comprender su suave tempestad. Tal vez, si yo te muerdo, y tú me muerdes a mí, despertemos los dos en una realidad soñada, que sea nuestra.¿ Me dejas morderte?"

El sultán deshauciado, se quedó observando a la fina serpiente, pero emprendió la marcha al cabo de un buen rato.

Los surcos que iba dejando el sarcófago en la arena eran presentes sin final...

Los surcos que iba dejando el sarcófago en la arena eran presentes sin final...

Los surcos que iba dejando el sarcófago en la arena eran presentes sin final...


Y a esto que llegó la noche, la luna en el cielo iluminando las sombras y los sueños. El sultán deshauciado cesó su peregrinación, y desató la cuerda del sarcófago y de su cintura. De rodillas,se arrastró hasta el sarcófago y lo abrió. Se inclinó, y abrazó el cuerpo que había en él, que era exactamente igual que sí mismo. Y el cuerpo al que abrazó, fue girando lentamente, incorporándose, hasta meter su cuerpo dentro del sarcófago. Lo cerró y volvió atar la cuerda. Miró las estrellas. Se ató el otro extremo de la cuerda a la cintura y empezó a caminar. Una vez más.



p.d.: portada Quentin Gas & Los Zíngaros

lunes, febrero 05, 2018

Sense inspiració VII


Está lloviendo, un hombre pasa montado en una bicicleta azul a toda velocidad, va con las manos libres, sin asir el manillar, y levanta los pulgares hacia arriba, sonriéndome. Yo tengo un paraguas barato con goteras del revés, un golpe de viento lo ha volteado. Hace viento, llueve, pero he visto lo de los pulgares hacia arriba. Contento, he empezado a bailar breackdance bajo la lluvia. Justamente, pasaba un caza talentos y me ha ha contratado para la próxima gala de publicistas guais y me ha dicho que voy a ganar tanto dinero que podré comprarle una casa a Jack White ¡Qué emoción!¡Es el tercer mejor día de mi vida!

jueves, febrero 01, 2018

Le broma


Siempre le habían atraído las personas malignas. La buenas también,ojo, pero las primeras solían odiar a todo el mundo menos a él, y se creaba una especie de amistad para nada malsana. Además, eran más interesantes. Así, pues, siempre iba con personas malignas. Se había hecho amigo del conquistador de planetas Froilán, el cuál había asesinado a miles de millones de habitantes del sistema solar. Había compartido piso con la asesina de Neo Tokio, Pakita San. Banqueros, políticos, asesinos, conquistadores, publicistas...De todos l@s mal@s era, o había sido, amigo. Vivió una vida plena e interesante, y tuvo la suerte de morir de viejo. Nadie acudió a su funeral, ni siquiera él. Fin.




viernes, enero 26, 2018

Los detalles


Moría yo lentamente, señalado por los malos y acorralado por los indeseables. Y, en esa tesitura, intentaba recordar tu sabor. ¿Era vida? ¿Era sueño? Pasaba la punta de mi lengua por mis finos labios ¿A qué demonios sabías? Cuando pensaba que era dulce, un punto salado nublaba mi mente. ¿ Sabías a arándanos? ¿Sabías a canela? ¿O era a mar? Seguía yo atosigado por la gente mala, por los desgraciados demonios con objetos punzantes que clavaban en mi flácida carne y retorcían con poca delicadeza. El dolor ya no existía, tan solo un aturdimiento monótono y clásico. Y yo seguía sin saber a qué sabías. ¿A pasado? ¿A presente?. Me esforzaba en averiguarlo, pero no lo conseguía...Moría. Muero. Fin.


martes, enero 23, 2018

La cordialidad del existencialismo


Camino caminando en un día normal, no blasfemo, con la intensidad justa para no desbordarme, tanto emocional como físicamente. Así, pues, camino y a una cierta distancia distingo entre la escasa multitud a una persona conocidada. No amiga del alma ni alguien a quien odiar, simplemente a una de esas personas que suceden, y poco más, en la vida de uno y ya está.
Pues al pasar por mi lado, a escasos metros, hago un gesto con la cabeza, levantando el mentón para saludar pero la otra persona me ignora, continua caminando e ignorándome cuando yo sé que me ha visto. Se ha hecho la despistada pues imposible no reconocer a alguien a esa distancia..

Pero, venga, me digo que da igual, que no pasa nada. Sigo caminando, mis piernas obedecen a mi cerebro, y me percato que apenas hago ruido al caminar. Entonces, vaya tú, me fijo que a lo lejos, no mucho pero lo suficiente para utilizar la expresión " a lo lejos" veo a otra persona conocida, del mísmo perfil que la anterior con la que me había cruzado antes, pero que me cae ligereamente mejor. A medida que la distancia se acorta, empiezo a sonreír y cuando emito un breve "eh" para saludarle, pasa de largo. Negándome el gesto, negándome el saludo.

Y yo me enfado. No es tan difícil saludar, no es tan difícil realizar un gesto efímero de concordia, y resuena en mi cabeza la vieja cantinela de que la gente es más arisca en la actualidad que antaño. Sigo caminando, divagando la bordería de la gente cuando, otra vez, sí, a los lejos, veo a otra persona conocida. Realmente me da pereza saludarla. Y me pongo tenso y rígido. Tengo que hacerme el despistado, que no se note que la he visto y no quiero saludarla. Pongo cara de que pienso, pongo cara de que no estoy en este planeta, de que estoy muy lejos, demasiado lejos, cara de estar abstraído y absorto en preocupaciones tan intensas que me impiden darme cuenta de que hay una persona que conozco y no la saludo.

Por fin, pasa el trámite de ignorar un saludo y no puedo evitar sentirme culpable. Continuo caminando, yo antes no era así. Antaño, todo me importaba una mierda. En la actualidad, todo es irreal.


lunes, enero 22, 2018

Meritocracia familiar


Señora 1-Pues va y muere con 18 años aplastado por 5000 escobas

Señora 3-Vaya!Pobrecico!

Señora 1- Pero, calla, que luego va y se muere otra vez, esta vez atropellado por un camión

Señora 3- Jesús!

Señora 1-Sí, sí. Y luego, fíjate, murió por una intoxicación

Señora 3-Cómo están las cabezas! Y no le has dicho a tu hijo que deje de morirse?

Señora 1- No, no : para una cosa que hace bien en esta vida, mejor dejarlo