martes, abril 11, 2017

Improvisando ante desconocidos


Asentimos todos ante una clara mentira. La aceptamos per sé, sabemos que no es verdad, pero nos encogemos de hombros, nos resignamos y seguimos haciendo lo que estábamos haciendo.

Pero cuando os dicen una verdad la rechazamos totalmente. No nos gusta, la repudiamos, bien sea porque es algo hiriente, bien sea porque es algo chocante, vete tú a saber.

Así, aceptamos la mentira pero rechazamos la verdad. Puede que sea por comodidad. Yo creo que es porque todos somos unos mentirosos.

¿Y de postre?


Fruta del tiempo

No hay comentarios: