lunes, junio 04, 2012

Envidiable


Su tatarabuela murió ahogada mientras chapoteaba en el mar con un macizo flotador . Una tragedia. Posteriormente, su bisabuela murió ahogada en una cristalina piscina. A su lado, tenía el macizo flotador. Su abuela materna, por suerte, no murió ahogada. Pero casi. Fue rescatada en el último momento de un repentino hundimiento en una traicionera piscina mientras, cómo no, nadaba con la ayuda del inestimable flotador. Cuando le pregunté por qué, con el historial que tenía el macizo flotador, ella utilizaba el heredado flotador me dijo: "Por respeto"











3 comentarios:

Jesús Alcalde dijo...

Qué daño hace el respeto, y qué bien hace. El respeto es, como el arte, una movida gorda.

¿Por qué después de ver ese monstruo de la manquera me apetecen trufas de Nestlé?

vomiton dijo...

Como diría Ali G: respecto. Totalmente de acuerdo con lo que dice del respeto.

joaquin dijo...

grande